jueves, 24 de junio de 2010

La Crisis

Uno de los dogmas más repetidos del capitalismo, es que el estado no debe intervenir en la actividad financiera, es decir, que deje fluir libe al capital, como a una rata por las cloacas, eso implica que todo se puede conseguir previo pago, a más pago más cosas y mejores (genial un sistema estupendo). Ya tenemos a todo el mundo partiéndose el espinazo para pagar los plazos de la tele de plasma o del cochazo que te cagas. Por si los plazos, prestamos, y demás ataduras nos dejaran tiempo para pensar el GRAN CAPITAL nos regala el circo del siglo XXI: el imprescindible fútbol (que nos tiene muy entretenid@s gritando VIVA ESPAÑA ) y el mundo del corazón.
Con esta sencilla fórmula, pan y circo, han conseguido que nadie proteste porque el estado, que debiera estar desligado del libre mercado (así como de la iglesia), intervenga en una crisis que es producto de su desaforada codicia. Han conseguido tambien, recortarnos los pocos derechos que teniamos como trabajador@s y posiblemente nos queden otras maravillosas sorpresas por descubrir.
Pues bien, este sistema economico, que da algo mas que asco,es el que nos tocado vivir, por que realmente no hay otros sistemas mejores ¿verdad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada